Elaboración artesanal

Nuestros jamones son únicos porque los elaboramos uno a uno, seleccionando la mejor materia prima, añadiéndoles muy poca sal, y mimándolos durante todo el proceso.

Cada pieza recibe el tiempo necesario para su correcta curación, sin prisas y siempre en secaderos naturales estratégicamente situados.

Desde que los jamones entran en nuestras instalaciones, hasta que salen de ellas al finalizar su envejecimiento, son seguidos mediante un control de trazabilidad que garantiza la seguridad alimentaria del producto de principio a fin.